La batalla entre las rayas marineras y los cuadros vichy
17 Mayo, 2017
Collar lazo vichy
7 Junio, 2017
Mostrar todo

Vestido amarillo

Llega la primavera y es la temporada de bodas…y me gustaría escribir un poco sobre organización e invitadas de boda.

Cuando unos novios se van a casar, es muy difícil decidir a quien invitar y a quien no. Muchas veces prima la capacidad del sitio o la capacidad de organización. Por lo que sea, si te han invitado a una boda, hay que tener en cuenta, que probablemnte por invitarte a ti, han dejado de invitar a otras personas. Hay que sentirse halagado cuando uno recibe la invitación. Eres de los elegidos! En este sentido, cuando me han invitado a una boda, no contemplo el no asistir. Aún recuerdo que por causa mayor no pude ir a la boda de mi amiga Maria José. Y aún me da pena no haber podido ir. Es un día tan bonito, y me encanta que parejas a las que quieres compartan contigo su alegría.

Así que, según lo que os he escrito, no diría nunca que no a ir a una boda… La novia siempre va a ser la más guapa del evento. Como invitadas, debemos esforzarnos en ponernos guapas, ella siempre te lo agradecerá y valorará el que hayas querido ir elegante para la ocasión, porque además es una ocasión que lo merece.

Cuando no te invitan, tampoco sientas que no eres amiga, sencillamente, hay que comprender que es muy difícil llegar a todos, y que aún queriéndote invitar una de las partes de la pareja, quizá no haya suficiente espacio para el lugar elegido. O que si estás dentro de un círculo, te tengan que invitar a ti y a otras personas más. Y es cuando la cosa se va de madre.

El pasado fin de semana fuí de boda a Albacete y lo celebramos en el Casino Primitivo, un lugar emblemático de la ciudad y con mucho encanto. La decoración romántica, el buen ambiente que se respiraba y la elegancia hicieron que lo pasáramos genial.

Siendo una boda de día, elegí este vestido largo de volantes en color amarillo. Rompiendo esquemas del largo para la noche y el corto para el día, este vestido es un vestido de día y no de noche. El tocado que elegí es uno que me hice para mi segundo vestido de novia de El Cisne de Damian Abarca. Y los zapatos de Rebeca Sanver, son los de mi lectura de Tesis en la Universidad. Complementos tan distintos pero que consiguieron un toque naïf y romántico que es lo que buscaba para la ocasión.

Enhorabuena a los novios, estabáis guapímos y transmitíais mucho amor. Lo pasé en grande, lo bailamos todo…mis pies aún se resienten y ha pasado una semana 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.