¿Realmente necesitas todo lo que compras? Si te has hecho esta pregunta, la respuesta es no.

Eres de aquéllos que compras por si acaso, por si llueve, por si voy de entierro. No sufras, yo también lo soy y he ahorrado. Aquí tienes mi método:

1. Busca tu libreta del banco o tu cuenta web. Si no la encuentras o no tienes cuenta online, estás peor de lo que piensas.

2. Coge un trozo de papel y apunta tu sueldo.

3. Apunta los gastos divididos en dos columnas:

– Gastos fijos: alquiler, comida del Mercadona, recibos de luz y agua, gasolina. Poco se puede hacer para disminuirlos, salvo pescar un marom@ con mucha pasta. IMPROBABLE. Suma el total.

– Gastos variables: TODOS LOS OTROS QUE LLENAN TANTAS Y TANTAS LÍNEAS DE TINTA EN TU LIBRETA. Pago con tarjeta en moda, calzado y complementos; cargo por compra en tarjeta en comercios; disposición de efectivo en cajero… Suma el total.

4. Réstale a tu sueldo el total de los dos anteriores. La cantidad resultante debe ser positiva y mayor que 100€. Si no lo es, deberás comprar menos ropa y cenar más en casita!!!!!

5. Ve al banco y contrata un producto de ahorro (infórmate bien de las condiciones, 0%

comisiones y disponibilidad ), separa mediante transferencia periódica esa cantidad y esconde la libreta en un lugar poco frecuentado.

ENHORABUENA! Has llegado al final, realmente ya estás preparad@ para AHORRAR!!!!

Nos vemos en dos semanitas, disfrutad del post de Rosana. Un beso ahorradores!!!!

Dolores Claiment.

escalera

De izquierda a derecha: Dolores Climent, Paula Vidal y Rosana Estrugo

Vestuario: Laura Junior